Quédate el cambio

Son muchas las empresas que hoy en día utilizan el Design Thinking para desarrollar productos o servicios innovadores. Como sabéis, este método se centra en definir soluciones que estén basadas, entre otras cosas, en el análisis exhaustivo de la realidad de las personas implicadas. Consiste en ponerse en los zapatos de los usuarios, dejando a un lado suposiciones. A eso hay que sumarle, igualmente, el análisis de tendencias, referentes, competencia, etc. Por lo tanto, podría decirse que se trata de abordar los proyectos sin dejar puntos ciegos.

Cualquier persona que empieza a interesarse por el Design Thinking quiere, cómo no, conocer casos prácticos en los que se haya aplicado el método; para así poder entender mejor esa capacidad transformadora que se le supone. Es como cuando conocemos a alguien nuevo en el ámbito profesional. Queremos saber en qué proyectos ha participado.

Aunque los casos son muchos, hoy os traemos uno que nos resulta realmente genial. Además, fue capitaneado por los padres del Design Thinking: La compañía de diseño e innovación IDEO. Y el cliente: el Banco de América.

El encargo, solicitado en 2005, fue el siguiente: crear nuevos productos financieros que fueran atractivos y ayudaran a la captación de nuevos clientes. Curiosamente, en vez de contratar a expertos en banca, decidieron entregar el proyecto a una consultoría en diseño e innovación. Y ésta, en vez de hacer un estudio de mercado y realizar comparativas entre los tantos por cientos de los indicadores financieros, hicieron algo completamente distinto y transformador.

El equipo de IDEO se esforzó en entender cómo los estadounidenses gestionaban su dinero, y cuáles eran sus rituales a la hora de ahorrar. Visitando casas de distintas personas, convirtiéndose en sus sombras durante días, agudizando al máximo la observación, descubrieron que muchas personas, cuando pagaban en metálico, guardaban el cambio en un bolsillo y al llegar a sus casas lo metían en una hucha. Así ahorraban.

Rápidamente llegaron a una conclusión. Si conseguían idear un producto que replicara este acto, estarían aportando valor a los usuarios. Y no sólo a los clientes actuales del Banco de América, sino al gran grueso de la sociedad estadounidense. Así que se lanzaron la siguiente pregunta:

“¿Cómo podríamos facilitar este ritual, más allá del pago en metálico?”

La solución fue la campaña “Keep the change”, asociada a un nuevo producto financiero.

 

Los ciudadanos podrían abrir una cuenta asociada a una tarjeta. Cada vez que pagaran con ella, se haría un redondeo al alza, y la diferencia pasaría directamente a una cuenta de ahorros.

 

De esta forma tan sencilla ofrecieron a muchas personas algo completamente novedoso, pero que resultaba tremendamente familiar. Debido a ello, la barrera de adopción inicial fue casi inexistente, y cientos de millones de dólares que antes se guardaban en huchas repartidas por Estados Unidos, pasaron a las arcas del Banco de América.

Si te gusta...¡Comparte!Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Soy Rocío. Me apasiona el diseño y la innovación, crear y compartir. Aunque oficialmente soy arquitecta y máster en diseño de producto, me gusta definirme como "solucionadora de problemas".

Latest posts by Rocío García Ramos (see all)

2 thoughts on “Quédate el cambio

  1. Buenas noches, apenas estoy aprendiendo de como utilizar el design thinking, actualmente estoy realizando un estudio de como implementar esta metodología en un comedor de una empresa, tendrán algún ejemplo donde me pueda basar para hacer éste desarrollo, o que costo tendría un programa de capacitación para poder llegar a la innovación en éste sector. Estoy ubicado en México en el Estado de Tlaxcala. Gracias.

    1. Hola Pablo,

      El Design Thinking puede ser realmente útil para mejorar el comedor de una empresa. No sé si ya conoces nuestro proyecto “Design Thinking en Español“. Ahí encontrarás muchas técnicas para orientar tu proyecto. Yo te recomendaría que trabajaras mucho las entrevistas cualitativas y técnicas de observación. Busca también referencias de iniciativas parecidas, e involucra a los usuarios en el planteamiento de soluciones.

      Si más allá de eso, estás interesado en que realicemos un taller presencial de Design Thinking, puedes escribirnos a hola@dinngo.es para plantear una colaboración. Recuerda que tendríamos que desplazarnos desde España ;).

      Un saludo y todo lo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *